Cláusula multidivisa
Cláusula multidivisa 1

Cláusula multidivisa

Las hipotecas que incluyen cláusula multidivisa ofrecen al consumidor la posibilidad de pagar las cuotas del préstamo mediante una divisa distinta a la moneda local. Ofrece grandes ventajas para el consumidor, pero entraña un elevado riesgo ya que hace pender la cuantía de la misma de la apreciación o depreciación de la divisa elegida.

¿Qué es una cláusula multidivisa?

Esta expresión está asociada con el comercio exterior e internacional entre países.

Cláusula que se fija en los préstamos y créditos en Divisas que permite elegir la divisa de reembolso y pago de intereses en los períodos de Amortización establecidos en el contrato

La cláusula es opcional, el prestatario al comenzar cada período de fijación del tipo de interés, puede escoger entre diferentes divisas especificadas en su contrato. Con esta cláusula se disminuyen potencialmente los riesgos a los cambios del crédito, ya que, el prestatario, en función de la tendencia del mercado de divisas, puede variar la denominación de la divisa del principal del crédito

clausula multidivisa online

Objetivo de la Cláusula multidivisa

  • La cláusula multidivisa ofrece al consumidor la posibilidad de pagar las cuotas del préstamo en una moneda distinta a la moneda local.
  • Es una cláusula que puede ofrecer grandes ventajas para el consumidor, pero también entraña un elevado riesgo.
  • La cantidad a pagar en cada cuota del préstamo variará en función de que la moneda de referencia se aprecie o deprecie.
  • Tanto el TJUE como el TS han considerado la abusividad de las cláusulas multidivisa por falta de transparencia.
  • En cuanto a los préstamos que son de tipo inmobiliario y en moneda extranjera, la LCCI le otorga al derecho del prestatario la opción de convertir el préstamo a una moneda alternativa, ya sea en la que reciba la mayor parte de los ingresos o con la que tenga la mayoría de los activos con los reembolsará el préstamo o en la moneda del Estado miembro en el que reside el prestatario, ya sea en el momento de celebrar el contrato, o al momento de solicitar la conversión

¿Son abusivas las cláusulas multidivisa?

Generalmente, las cláusulas multidivisa son condiciones usuales de la contratación que se implantan en los contratos de adhesión, para ser más exactos en contratos de préstamo con garantía hipotecaria, cuya redacción no ha sido objeto de negociación individual. Este simple elemento por sí mismo debería determinar la abusividad de las mismas.

No obstante, la Jurisprudencia y la Doctrina han venido manteniendo la abusividad de dichas cláusulas, además de por ser abusivo el proceso de su incorporación, por su contenido.

A pesar de que, en el momento de inclusión de la cláusula, el consumidor negociara condiciones como la cantidad, en el caso español en euros, del préstamo, o el plazo para su devolución, no se negociaba el «Elemento divisa extranjera». Asimismo, no solía ofrecerse una explicación clara de cómo esta cláusula afectaba al devenir económico del contrato ni de cuál era su funcionamiento. En el mejor de los casos se solía avisar de que era un producto arriesgado, destacando, como señalábamos, los posibles beneficios

Cláusula multidivisa como afecta

¿Cómo afecta la cláusula multidivisa al contrato de hipoteca?

La cláusula multidivisa ofrece al consumidor la posibilidad de realizar los pagos de su préstamo mediante una moneda distinta al euro. No obstante, en líneas generales la hipoteca funciona de un modo similar a una hipoteca sin cláusula multidivisa, utilizando un interés que variará en función de los tipos de interés oficiales y la situación económica del país.

Las cuotas que el consumidor cancelará van a estar conformadas, por los intereses, y, por el capital solicitado. La particularidad se produce por el hecho de que dependen del tipo de cambio. Lo anterior puede ofrecer grandes ventajas al consumidor, ya que le permite aprovechar los tipos bajos en otros mercados. Por este motivo se extendió su comercialización, de manera que lo que se ofrecía al cliente era la posibilidad de reducir las cuotas a pagar. Sin embargo, los niveles de la deuda también pueden aumentar.

Su funcionamiento es el siguiente: En el momento en que la moneda seleccionada como referencia frente a la moneda local se deprecie, con una cantidad igual de esta última se conseguirá una mayor cantidad de divisas y la hipoteca será más económica para el cliente. Por el contrario, cuando la moneda de referencia se aprecie, será necesaria una cantidad mayor para obtenerla y, así, la hipoteca se encarecerá.

Riesgos de un préstamo hipotecario multidivisa:

  1. Riesgo de variación de los tipos de interés (Libor). Mismo riesgo que las hipotecas en euros (Euribor), pero con la complicación adicional para el cliente de seguir la evolución de un referencial desconocido para el público en general, el Libor de la divisa en cuestión.
  2. Riesgo de tipo de cambio (fluctuación de la divisa respecto al euro):
  • El cliente tiene los ingresos en euros, pero paga las cuotas en divisas. Si la divisa se aprecia, la cuota sube (en euros).
  • Recalculo constante de la deuda pendiente. Si la divisa es apreciada, el hipotecado asumirá la mayor parte de la deuda pendiente (en euros)

¿En base a que es derivada la hipoteca multidivisa?

  1. Es un instrumento financiero: en esencia es un producto de inversión.
  2. Su valor deriva de la evolución de los precios de otro activo, denominado (activo subyacente): en la multidivisa el activo subyacente es el tipo de cambio entre la divisa y el euro.
  3. Es una contratación a plazo: el plazo de vigencia del préstamo hipotecario.
  4. El intercambio efectivo se produce en un momento futuro: en cada cuota hipotecaria.
  5. Son productos sujetos al efecto apalancamiento: La inversión necesaria por parte del cliente es nula, ya que la especulación se realiza con el dinero prestado por el banco con una garantía hipotecaria, la vivienda habitual usualmente.

Es cierto que el incumplimiento del deber de brindar información por parte de las entidades financieras no conllevaba por sí sola la nulidad de pleno derecho del contrato (STS 840/2013), sí puede incidir en la apreciación del error vicio.

Para decidir si ha existido el error vicio es validar si, al realizar el contrato, el cliente tenía un conocimiento suficiente sobre la cláusula multidivisa y de los determinados riesgos asociados al mismo.

Si has contratado una hipoteca multidivisa sin conocer el riesgo que estabas asumiendo, es recomendable que te asesores con un abogado para que él estudie la posibilidad de solicitar la anulación parcial de la hipoteca multidivisa. En este caso el Juez obligara al banco a recalcular las cantidades y a convertir su préstamo multidivisa en una hipoteca a tipo variable normal y en euros.

  • Siguiente entrada

DejarComentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *